Creando un álbum ilustrado

Cómo crear un álbum ilustrado en cuatro «cómodos» pasos


Muchas veces, queremos enseñar a nuestros alumnos algún tema y no encontramos los libros (o cuentos) que deseamos. ¿Por qué no creamos uno?

Asimismo, nos puede servir para trabajar con nuestros alumnos en un taller, donde todos creamos un álbum (o en grupos también).

En esta entrada os voy a mostrar un ejemplo de cómo crear un álbum ilustrado, el cual diseñé, junto con mis compañeras de grupo, para la asignatura de Didáctica de la Lengua Inglesa II y que me ha servido perfectamente para enseñar tanto las preposiciones como las partes del cuerpo en inglés (el libro trata de una niña que, misteriosamente, se encuentra con una caja donde le piden ayuda para encontrar las partes del cuerpo de un robot).


Este álbum tiene 36 páginas pero como sólo voy a mostrar lo esencial, subiré unas pocas:

PASO 1. Creando el contenido


Lo primero que necesitamos para crear nuestro propio álbum es el contenido: las imágenes y el texto.

En cuanto a las imágenes, estás pueden ser dibujos o, incluso, fotos que podamos pegar sobre un folio en blanco (DIN A4).




El texto NO se pone en la hoja que tiene el dibujo, sino que lo recomendable es hacerlo primero a sucio, en otra hoja aparte. Esto es así porque el texto va en papel transparente (se trata de un papel fino y, como su nombre indica, transparente).

Al poner la hoja transparente sobre el folio con el dibujo


Lo que yo hice fue, una vez que terminé con los dibujos, escribir el texto de cada página en un folio cuadriculado a lápiz, respetando ya los espacios de las hojas con los dibujos. Después, lo que se hace es «calcar» lo de la hoja cuadriculada en el papel transparente (con bolígrafo permanente). Para más información, ve al paso 3.

Una vez que ya hayamos creado las diferentes páginas de nuestro libro, pasamos a la portada.

PASO 2. La portada





Todos los dibujos están hechos en DIN A4, una hoja normalita, pero, para proteger la portada, necesitamos otro tipo de hoja: papel cristal, aunque también se puede escoger uno que sea semi-transparente o translúcido, que es el que yo escogí por ser más fuerte (ver imagen de abajo).

Es un tipo de portada que sólo deja ver bien la otra hoja cuando está sobre ella, no al querer pasar de página, como ha ocurrido aquí



Esta hoja que pondremos de portada la conseguiremos una vez que llevemos los dibujos a encuadernar, por lo que no hace falta comprarla antes.

PASO 3. Colocando las páginas





Cuando tengamos todos los dibujos, sólo necesitamos colocarlos correctamente. Por ejemplo, aquí tenemos el dibujo ubicado en la parte superior, dejando un espacio en blanco para que podamos poner los textos en las hojas transparentes:



De esta forma, cuando pongamos la hoja del texto sobre la del dibujo, obtendremos lo siguiente:




PASO 4. Encuadernación


El último paso consiste en llevar las hojas a una papelería para que te lo encuadernen. En la encuadernación, te ponen tanto la hoja de portada como la contraportada, junto con la espiral, claramente.




Como podéis ver, no hay más misterio en este álbum ilustrado, cuyo proceso viene mostrado en «cuatro cómodos pasos». El más costoso es, con diferencia, el de dibujar o poner las fotos o imágenes recortadas en los folios correspondientes.

Es un proceso sencillo pero, a veces, y como me ha pasado a mí, uno no sabe cómo empezar a crear un álbum ilustrado. Por eso quiero compartir con vosotros lo que yo hice.

Espero que os sirva de ayuda y que os anime a crear vuestro propio material, cosa que los alumnos agradecen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blog de ELE y de Lengua y Literatura en Educación Primaria, Secundaria y Bachiller, con materiales para profes y alumnos. Incluye recursos para Latín.

-Especialización en lengua española-