El Método Audio-Oral

Audio - Oral


El Método Audio-Oral, al igual que el Método Directo, se basa en un enfoque oral. Sin embargo, el método que hoy nos ocupa se diferencia en que enfatiza más en la adquisición del vocabulario a través de la exposición a su uso situacional; el método Audio-Oral introduce a los estudiantes al uso de los patrones oracionales. Además, también a diferencia del Método Directo, presenta una fuerte base teórica en la Lingüística y la Psicología. Charles Fries (1945), de la Universidad de Michigan, dirigió el método hacia una aplicación de principios desde la Lingüística Estructrual y, por esta razón, este método también se conoce como Método Michigan

Más tarde entra en juego la Psicología Conductista (Skinner, 1957). Se pensaba que la forma de adquirir los patrones oracionales (gramaticales) de una lengua extranjera era a través de una ayuda condicionante para que los alumnos respondieran correctamente a un estímulo a través de refuerzos y castigos. Los estudiantes podrían superar sus hábitos lingüísticos como hablantes nativos y adquirir los nuevos hábitos necesarios para ser hablantes de la lengua extranjera.

¿Cuáles son las metas de los profesores que usan el Método Audio-Oral?


Los docentes quieren que sus alumnos sean capaces de usar la lengua meta de forma comunicativa. Para ello, creen que éstos necesitan «sobre aprender» la lengua meta; es decir, aprender a usar de forma automática sin necesidad de pararse a pensar. Sus estudiantes lo consiguen mediante la formación de nuevos hábitos correspondientes a la lengua extranjera y superando los viejos hábitos de su lengua materna.

¿Cuál es el rol del profesor? ¿Y el de los estudiantes?


El profesor es como un director de orquesta, dirigiendo y controlando el comportamiento lingüístico de sus alumnos. También es el responsable de ser un buen modelo de imitación. Los alumnos, por su parte, son imitadores, tanto de lo que dice el profesor como de los audios que éste les muestra; siguen las indicaciones del docente, respondiendo de la forma más certera posible.

¿Cuáles son las características del proceso de enseñanza-aprendizaje?


Tanto el nuevo vocabulario como las estructuras gramaticales se presentan a través de diálogos. Los diálogos se aprenden mediante la imitación y la repetición. Los ejercicios (como la repetición, sustitución, transformación, preguntas y respuestas...) se basan en patrones presentes en el propio diálogo. Las respuestas correctas de los estudiantes son premiadas. La gramática se muestra de forma inductiva, a través de los ejemplos que aparecen; no se muestra una gramática de forma explícita. La información cultural se contextualiza en los diálogos o es el propio profesor quien los presenta. El trabajo de lectura y escritura se basa en actividades orales ya presentadas con anterioridad.

¿Cómo es la interacción estudiante-profesor? ¿Y la interacción estudiante-estudiante?


La interacción entre estudiantes se basa en actividades en cadena o cuando los estudiantes toman diferentes roles para el diálogo, pero toda esta interacción está controlada por el profesor. Casi toda la interacción del docente hacia los estudiantes y es iniciada, también, por el docente.

¿Cómo se ve la lengua? ¿Y la cultura?


La visión que se tiene sobre la lengua se concibe bajo la influencia de la Lingüística Descriptiva. Toda lengua tiene un sistema único. El sistema está compuesto de varios niveles: fonético, morfológico y sintáctico. Cada uno tiene sus propios patrones distintivos.

El habla del día a día se enfatiza en este método. El nivel de complejidad del habla es gradual; sin embargo, los estudiantes principiantes estudian sólo patrones simples.

La cultura consiste en el comportamiento diario y en el estilo de visa de aquellos que hablan esa lengua extranjera.

¿Qué áreas del lenguaje se enfatizan? ¿Y qué destrezas?


Poco vocabulario, pero los alumnos dominan el sistema fonético y los patrones gramaticales. El orden natural de las destrezas es el que se sigue: comprensión auditiva, expresión oral, lectura y escritura. Las destrezas oral y auditiva son las que más atención reciben. Lo que los alumnos escriben es aquello que han tenido que hablar antes. La pronunciación se enseña desde el comienzo, casi siempre en el laboratorio, y discriminando los sonidos mediante la actividad de los pares mínimos.

¿Qué papel presenta la lengua materna?


Los hábitos de la lengua materna en los estudiantes interfieren con sus intentos de dominar la lengua meta. Así, la lengua meta se usa en clase, no la lengua materna. El profesor debe ver donde chocan ambas lenguas para encontrar aquello que interfiere en el aprendizaje de esa lengua extranjera.

¿Cómo es la evaluación?

Cada pregunta del examen se centra en un solo aspecto de la lengua. Se les puede pedir a los estudiantes que distingan entre pares mínimos, por ejemplo, o que usen una forma verbal apropiada en cada oración.

¿Cómo responde el profesor a los errores?


Se intenta evitar los errores a través del propio conocimiento del docente sobre los puntos en los que los alumnos puedan encontrar problemas, identificando aquello que pueda restringir al alumno para que diga lo que le es enseñado.


Podemos establecer una relación entre el método Audio-Oral y estas tres leyes:

1. Ley de Contigüidad (series de elementos conectados): cuando dos experiencias ocurren a la vez, la vuelta de una provoca la aparición de la otra.
2. Ley del Ejercicio: cuando más frecuentemente se practique una respuesta, mejor se aprenderá y mejor se recordará.
3. Ley de Intensidad: cuanto más intensamente se practique una respuesta, mejor se aprenderá.

Técnicas del Método Audio-Oral


Entre las actividades diseñadas para este método, destacan las siguientes:

  • Memorizar un diálogo: los diálogos o conversaciones cortas entre dos personas suelen darse al comienzo de una nueva lección. Los alumnos memorizan el diálogo a través de la mímica; normalmente un alumno tiene un rol y el profesor el otro. Una vez que los alumnos hayan memorizado sus partes del diálogo, se cambian de nuevo los roles para que aprendan lo del otro papel. Otra forma de practicar ambos roles es que la mitad de la clase tenga un rol y la otra, el otro rol; una vez que se haya memorizado, en parejas practican el diálogo en alto, para el resto de la clase.
En el método Audio-Oral, ciertos patrones oracionales y gramaticales están incluidos en el propio diálogo. Éstos se vuelven a dar en actividades del tipo de rellenar los espacios.
  • Actividades de expansión: este tipo de actividades se usan cuando los alumnos encuentran problemas con alguna línea del diálogo; el profesor divide la línea en partes. Los estudiantes repiten cada parte de la oración, normalmente la última frase de la línea. Luego, siguiendo las pistas del profesor, los alumnos van repitiendo y repitiendo dichas partes hasta que puedan leerlas en una sola vez, sin necesidad de dividirla más. El docente empieza con la parte última de la oración (y empieza de atrás adelante) para mantener la entonación del conjunto tan natural como sea posible. Esto también hace que los alumnos presten atención al final de la oración, donde puede haber nueva información.
  • Actividades de repetición: se les pide a los alumnos que repitan lo que dice el profesor de la mejor manera posible. Esta actividad se suele usar para enseñar las diferentes partes del diálogo.
  • Actividades en cadena: aquí los alumnos, en cadena y de uno en uno, se preguntan y responden entre ellos. El profesor comienza la cadena saludando a un alumno en concreto o preguntándole algo. El estudiante en cuestión responde, se dirige al compañero que está junto a él, teniendo que preguntarle otra cosa; y así sucesivamente. Este actividad permite cierto control en la comunicación, dando también la oportunidad al profesor de ver cómo es la pronunciación de cada alumno.
  • Actividades de sustitución (un espacio): el profesor dice una oración/línea, normalmente sacada de un diálogo, y, después, una palabra o una frase (o también otra oración), llamada «pista». Los estudiantes repiten la primera oración que se les ha dado y tienen que sustituir una parte por esa pista.
  • Actividades de sustitución (varios espacios): esta actividad es semejante a la anterior, pero aquí se dan varias «pistas» que se deben sustituir en la oración/línea principal en distintas partes de la misma; aquí tienen que prestar mucha atención, como en la anterior actividad, a la concordancia gramatical. 
  • Actividades de transformación: el profesor da a los alumnos un patrón oracional, una oración afirmativa, por ejemplo. Los alumnos tiene que transformar ese patrón en una oración negativa. Otros ejemplos pueden ser: transformarlo en pregunta, de activa a pasiva...
  • Preguntas y respuestas: esta actividad permite que los alumnos practiquen a dar respuestas a ciertas preguntas. Deben responder las preguntas del profesor rápidamente. También es posible que sean los alumnos quienes pregunten.
  • Pares mínimos: se trabaja con pares de palabras que se diferencian entre sí por un solo sonido (ej.: perro / pero). Los alumnos tienen que percibir la diferencia entre las dos palabras para poder repetirlas. El profesor debe seleccionar aquellos sonidos con los que los alumnos encuentran dificultades. 
    • Si quieres ver más sobre los pares mínimos, pincha en el siguiente enlace.
  • Completar el diálogo: Se borran algunas palabras de un diálogo que ya se ha visto en clase con anterioridad. Los alumnos tiene que completar ese diálogo rellenando los espacios en blanco con las palabras omitidas, que pueden aparecer todas juntas en un recuadro aparte o no.
  • El juego del alfabeto: de forma individual, por parejas o por grupos, damos a los alumnos una hoja en blanco donde sólo viene una letra (también pueden escoger ellos la letra) y les damos un tema, por ejemplo, el supermercado. Deben escribir aquellas cosas que se encuentran en un súper que comienzan con esa letra. Este es un juego muy conocido en la enseñanza del inglés.
Como siempre, concluyamos con una «reflexión»: este método es muy bueno para mejorar la habilidad comunicativa, y la actividad de los pares mínimos es necesaria siempre, sobre todo con los alumnos que acaban de empezar a estudiar el español (es importante que, desde el principio, vayan adquiriendo el sistema fonético del español). Por otra parte, la última actividad escrita nos sirve, no sólo para repasar el vocabulario visto hasta ahora y «memorizar» (no me gusta mucho esta palabra porque, en esta vida, no todo es memorización), sino para afianzar lo que ya sabemos.



Créditos:

Aunque este material está extraído de mis propios apuntes de Magisterio, éstos se basan, a su vez, en los siguientes libros:

  • Larsen-Freeman, D. (2000). Techniques and Principles in language Teaching(2nd edition). Oxford: Oxford University Press.
  • Omaggio Hadley, D. (2001). Teaching Language in Context (3rd edition). Australia: Heinle & Heinle.
  • Richards, J. & Rodgers, T. (2001). Approaches and Methods in Language Teaching. Cambridge: Cambridge Universtiy Press.
  • Manual compiled and edited by Dr. Linda Velasquez and the ESL Instructional Staff at Herod Elementary School.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blog de ELE y de Lengua y Literatura en Educación Primaria, Secundaria y Bachiller, con materiales para profes y alumnos. Incluye recursos para Latín.

-Especialización en lengua española-