Método Comunicativo

Método Comunicativo


En los años 70, muchos educadores se dieron cuenta de que los alumnos podían construir oraciones con exactitud durante la lección pero también se dieron cuenta de que no podían usarlas en realidad a la hora de comunicarse fuera de clase. Otros se fijaron en que el ser capaz de comunicarse necesitaba más que dominar las estructuras lingüísticas. Puede que los alumnos supieran las reglas gramaticales, pero no eran capaces de usar la lengua para ciertas funciones como preguntar, rechazar, invitar... en un contexto social. 

Resumiendo, para comunicarnos necesitamos dominar la competencia comunicativa (Hymes, 1971), saber cuándo y cómo decir las cosas, y a quién. Esta observación tuvo lugar a finales de los 70 y comienzos de los 80, haciendo que se pasara de un enfoque centrado en las estructuras de la lengua a un Enfoque Comunicativo (Widdowson, 1990).

El Método Comunicativo pretende aplicar la perspectiva teórica del Enfoque Comunicativo a través del uso de la competencia comunicativa para la enseñanza de idiomas, con el objetivo de dar a conocer la interdependencia de la lengua y la comunicación. 

¿Cuáles son los objetivos de los profesores que usan el Método Comunicativo (CLT, por sus siglas en inglés)?


El objetivo principal es que los alumnos puedan comunicarse en al lengua meta. Para ello, los alumnos necesitan adquirir conocimientos de las formas lingüísticas, sus significados y sus funciones. Necesitan saber los diferentes modos (o formas) que se pueden emplear para realizar una función y también qué modo puede servir para varias funciones. Deben ser capaces de escoger los modos adecuados para una función, conociendo el contexto social y los papeles (roles) de los interlocutores. Deben saber «negociar» con el interlocutor. La comunicación es un proceso; el mero conocimiento de las formas del lenguaje es insuficiente.

¿Cuál es el papel del docente? ¿Y el de los alumnos?


El profesor facilita la comunicación en la clase. Con este papel, una de sus responsabilidades es la de establecer los contextos que promuevan la comunicación. Durante las actividades, actúa como «asesor», respondiendo las preguntas de los alumnos y supervisando su actuación. Puede tomar nota de los errores para trabajarlos más adelante. Otras veces, actúa como promovedor de la comunicación para que los alumnos no dejen de estar activos.

Los alumnos son, por encima de todo, comunicadores. Participan activamente en el proceso de negociación a la hora de hacerse entender y de entender a sus compañeros, incluso cuando su conocimiento de la lengua meta no es «perfecto».

Además, desde que el papel del docente es menos dominante, como ocurre en aquellos métodos que se centran en el profesor, son los alumnos quienes dirigen su propio aprendizaje de una forma mucho más responsable.

¿Cuáles son las características del proceso de enseñanza-aprendizaje?


La característica más obvia es que casi todo está enfocado hacia la comunicación. Los alumnos usan la lengua a través de las actividades enfocadas a la comunicación, como juegos, representaciones y resolución de problemas o conflictos presentados.

Las actividades que verdaderamente son comunicativas, de acuerdo con Morrow, tienen tres rasgos en común: un vacío de información, opción (escoger entre varias opciones) y retroalimentación.

Hay vació de información cuando una persona, durante la conversación, conoce algo que el otro interlocutor desconoce. Si ambos saben, por ejemplo, que hoy es viernes 31 y uno pregunta «¿A qué estamos hoy?», a lo que el otro contesta con un «Viernes 31», del intercambio no es del todo comunicativo.

En la comunicación, el emisor tiene que escoger lo que va a decir y cómo lo va a decir.

Por último, un verdadero acto de comunicación tiene que tener un fin, un objetivo. Un emisor puede valorar si su objetivo ha sido o no logrado basándose en la información que recibe del otro (retroalimentación).

Otra característica del Método Comunicativo es el empleo de material auténtico, real (por ejemplo, una conversación en el autobús, trabajar con un periódico...), ofreciendo la oportunidad de entender la lengua tal cual se usa en la realidad.

Para finalizar, las actividades que se realizan en clase suelen ser trabajadas en pequeños grupos. Un grupo con pocos alumnos interactuando favorece el aprendizaje porque se aprovecha el tiempo al máximo, permitiendo a todos comunicarse de forma equitativa.

¿Cómo es la interacción alumno-profesor? ¿Y la interacción entre alumnos?


El profesor presenta una parte de la lección, como, por ejemplo, para trabajar la «coherencia lingüística». Otras veces, el profesor actúa de facilitador de las actividades, pero no siempre interactúa con los alumnos. A veces, es un comunicador, pero en sentido de establecer las situaciones que dan lugar a la comunicación entre los alumnos.

Los estudiantes interactúan entre ellos casi todo el rato a través de diferentes agrupamientos de clase: en parejas, en grupos de tres, en pequeños grupos o con todo el grupo.

¿Cómo son las emociones que los alumnos pueden presentar?


Una de as ideas más básicas del Método Comunicativo es que, aprendiendo a comunicarse, los alumnos estarán más motivados para estudiar una lengua extranjera porque ellos mismos sienten que están aprendiendo a hacer algo útil con la lengua. Además, el profesor da la oportunidad a los alumnos para que expresen su individualidad compartiendo ideas y opiniones. Por último, la seguridad que sienten los alumnos está ligada a las oportunidades de cooperar en la interacción con sus compañeros y con su profesor.

¿Cómo es vista la lengua? ¿Y la cultura?


La lengua sirve para comunicarnos. La competencia lingüística, el conocimiento de las formas y sus significados es sólo una parte del conocimiento de las funciones. Los alumnos necesitan aprender las formas y los significados y las funciones; sin embargo, también deben usar ese conocimiento.

La cultura trata de la vida diaria de la gente que habla esa lengua meta. Hay ciertos aspectos que son necesarios para la comunicación: el uso de la comunicación no verbal, por ejemplo, que se trabaja mucho en este método.

¿Qué áreas del lenguaje se destacan? ¿Qué destrezas se trabajan más?


Se debe destacar las funciones del lenguaje más que las formas (las estructuras). Normalmente, aunque no siempre, se usa un programa funcional. En cada función se presentan varias formas (las más simples se presentan al principio) y cuando los alumnos van avanzando más en el idioma, las funciones se van haciendo más complejas. Además, por ejemplo, los estudiantes de básico pueden aprender la forma «¿Podrías…?» o «¿Puedes…?» para pedir algo; a medida que avanzan, esa función de pedir se complica, y los alumnos aprenden a usar «Me pregunto si podrías…»

Los alumnos trabajan con la lengua desde un nivel discursivo. Aprenden tanto sobre la coherencia como la cohesión.

Por otro lado, los alumnos trabajan las cuatro destrezas desde el comienzo. Aunque parece ser que lo que más se trabaja es la comunicación oral, pero se trabajan todas porque, por ejemplo, la comunicación es también escrita, donde el que escribe no espera una retroalimentación instantánea, y el lector, por su parte, intenta entender las intenciones del escritor. El significado no reside, simplemente, en el texto, sino que permanece en la negociación entre el lector y el escritor.

¿Cuál es el papel de la lengua materna?


Se permite el uso de la lengua materna para casos puntuales; sin embargo, cuando sea posible, la lengua meta es la única que se usa, tanto en las actividades comunicativas como en la explicación de las actividades o a la hora de mandar los deberes. Los alumnos aprenden a través de la gestión de la clase (por ejemplo, las normas de la clase, el vocabulario de clase…), dándose cuenta de que la lengua meta es el vehículo para la comunicación, no simplemente un objeto para estudiar. Hay que usar la lengua meta.

¿Cómo es la evaluación?


El profesor no sólo evalúa la coherencia, sino también la fluidez. El alumno que más controle las estructuras y el vocabulario no siempre tiene porque ser el mejor comunicador.

El docente puede evaluar informalmente la actuación de sus alumnos mediante el papel de asesor. Para una evaluación más formal, el profesor suele usar un examen con preguntas con funciones comunicativas. Para evaluar la destreza escrita, por ejemplo, puede mandarles escribir una carta a un amigo.

¿Cómo responde el profesor a los errores?


Los errores se toleran durante las actividades basadas en la fluidez y se ven como algo normal del aprendizaje. Los alumnos pueden saber poco vocabulario, por ejemplo, pero pueden ser muy buenos comunicadores. El profesor anota los errores durante la clase y trabajarlos durante las actividades basadas en la precisión y coherencia.


Ventajas del método:

- Es flexible y no se queda «pegado» a una metodología particular.
- El éxito del enfoque depende de las opciones escogidas por el docente.


Debilidades del método:

- Se obsesiona con la fluidez, dejando en un segundo plano a la coherencia.
- Se necesita manipular el lenguaje para adaptarlo al nivel de los alumnos.
- Aunque no se usa mucho, la lengua materna es muy útil para ciertas situaciones: clarificar, traducción rápida…
- La comunicación no representa un lenguaje real ni materiales del todo reales. Se suele emplear una lengua artificial.


Técnicas del Método Comunicativo

Algunas de las actividades que se realizan en este método son las siguientes:
  • Materiales reales: este tipo de material permite superar los típicos problemas relacionados con el uso de la lengua que es empleada en el «mundo exterior» por los hablantes nativos. Ejemplos: periódicos y revistas, ver los informativos o el tiempo…
  • Oraciones «revueltas»: se les da a los alumnos un texto que contiene las oraciones desordenadas (puede ser un texto ya trabajado o no). Se les pide que ordenen las oraciones para que el texto tenga sentido. Este tipo de actividades permite trabajar tanto la coherencia como la cohesión. Aprenden cómo las oraciones se unen para formar el nivel superior que es el texto.
  • Juegos educativos enfocados a la lengua: se usan mucho los juegos en este método. Los alumnos los encuentran divertidos y, si están bien diseñados, nos ofrecen gran información sobre su progreso. Estos juegos deben potenciar la comunicación.
  • Historias con tiras de imágenes: las imágenes nos cuentan una historia. Al no venir texto, es el alumno quien lo proporciona, dando rienda suelta a su imaginación.
  • Actuaciones: una obra de teatro, por ejemplo, permite que los alumnos conversen entre ellos, se comuniquen. Las actuaciones deben estar bien organizadas (por ejemplo, el profesor puede decir a los alumnos quién es quién y qué deben decir) o, por el contrario, menos estructuradas para dar libertad a los alumnos, pudiendo escoger quiénes son y qué pueden decir (que improvisen, aunque eso en niveles superiores).



Lo que más me gusta de este método es el uso de la lengua meta y la finalidad del aprendizaje (los alumnos se comunican en la lengua que están estudiando).

En mi opinión, creo que, si es posible, debemos usar sólo el español (en nuestro caso, como profes de ELE), pero cuando el alumno es de básico (1 o 2), la mejor opción es mezclar español y la lengua materna de éste. Siempre que el alumno lo necesite, debemos hablarles en su idioma (hay casos y casos, por supuesto).

En cuanto a las técnicas empleadas, podríamos hasta añadir el de «cuentacuentos» (dentro de dos o tres entradas más, hablaremos sobre ello).



Créditos:

Aunque este material está extraído de mis propios apuntes de Magisterio, éstos se basan, a su vez, en los siguientes libros:
  • Larsen-Freeman, D. (2000). Techniques and Principles in language Teaching(2nd edition). Oxford: Oxford University Press.
  • Omaggio Hadley, D. (2001). Teaching Language in Context (3rd edition). Australia: Heinle & Heinle.
  • Richards, J. & Rodgers, T. (2001). Approaches and Methods in Language Teaching. Cambridge: Cambridge Universtiy Press.
  • Manual compiled and edited by Dr. Linda Velasquez and the ESL Instructional Staff at Herod Elementary School.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blog de ELE y de Lengua y Literatura en Educación Primaria, Secundaria y Bachiller, con materiales para profes y alumnos. Incluye recursos para Latín.

-Especialización en lengua española-