Respuesta Física Total

Respuesta Física Total


Para entender el funcionamiento del TPR (Respuesta Física Total, por sus siglas en inglés Total Physical Response), necesitamos echar un vistazo al enfoque conocido como «Comprehension Approach» ('Enfoque Comprensivo'). Se llama así porque se da importancia a la comprensión auditiva; es decir, se centra en la comprensión oral.

Los otros métodos que hemos visto tienen a los alumnos hablando en la lengua meta desde el primer día. Entre 1960 y 1970, se empezó a investigar sobre la hipótesis que dice que el aprendizaje de una lengua debe empezar desde el entendimiento, para después continuar con la producción de lenguaje (Winitz, 1981). Una vez que el alumno ha interiorizado un amplio «mapa» sobre cómo funciona la lengua meta, el habla aparecerá espontáneamente. Por supuesto, la producción no será perfecta, pero, poco a poco, se irá acercando a un nativo. Hay que fijarse en cómo aprende la lengua materna un bebé, quien, durante los primeros meses de su vida, sólo escucha hablar y se está un buen tiempo sin emitir ninguna palabra. El niño tiene tiempo para intentar adivinar los sonidos que escucha. Nadie le dice al bebé que tiene que hablar, sino que él mismo escoge cuándo está preparado para ello.

Actualmente hay unos cuantos métodos que tienen en común este punto de vista sobre la producción del lenguaje. La Respuesta Física Total, diseñada por James Asher, entiende que la forma más rápida y menos estresante para adquirir el entendimiento de cualquier lengua meta es seguir las instrucciones habladas por un instructor (sin traducción a la lengua materna).


¿Cuáles son las metas de los profesores que usan el TPR?


Quienes usan este método creen en la importancia de que los estudiantes disfrutan con la experiencia educativa a la hora de comunicarse en la lengua meta. De hecho, el TPR se desarrolló para reducir el estrés en las personas mientras estudian una lengua extranjera y, por ello, animarlas a continuar con sus estudios, llegando al nivel de competencia.

Para conseguirlo, como afirma Asher, se debe partir de cómo los bebés aprenden su propia lengua materna.

¿Cuál es el papel del profesor? ¿Y el de los alumnos?


En un principio, el profesor es quien dirige todo el comportamiento del alumno. Los estudiantes son meros imitadores del modelo no-verbal del profesor. Pero llega un momento (normalmente, después de unas 20 horas de clase) en que los alumnos están «preparados para hablar». Ahí es cuando se invierten los papeles, con los alumnos dirigieron al profesor y a sus compañeros.

¿Cuáles son las características del proceso de enseñanza-aprendizaje?


La primera fase de la lección es la de modelo: el profesor da unas instrucciones a unos pocos alumnos y realiza dichas acciones con ellos. En la segunda fase, esos mismos alumnos demuestran que son capaces de entender las instrucciones y que pueden realizarlas ellos solos, sin intervención del profesor. Los restantes alumnos también tienen la oportunidad de demostrar su entendimiento.

El profesor, más adelante, combina instrucciones para que los alumnos puedan desarrollar una flexibilidad en el entendimiento de oraciones desconocidas, nuevas. Estas órdenes, que son las que los alumnos realizan, suelen tener elementos humorísticos.

Después de aprender a responder una orden, una instrucción, dada de forma oral, los estudiantes aprenden a leerlas y escribirlas. Cuando los alumnos ya están preparados para hablar, serán ellos los que den las órdenes. Una vez que los estudiantes empiezan a hablar, las actividades abarcan un mayor abanico, como juegos y parodias (actuaciones).

¿Cómo es la naturaleza de la interacción estudiante-profesor? ¿Y la interacción entre estudiantes?


El profesor interactúa tanto con todo el grupo como con cada alumno de forma individual. Al comienzo, la interacción consiste en que el profesor habla y los alumnos responden de forma no verbal. Más tarde, son los estudiantes quienes hablan y el profesor el que responde de forma no verbal.

Los alumnos realizan las acciones en conjunto. Éstos pueden aprender viendo al compañero. Sin embargo, llega un momento en que los que simplemente observan deben demostrar su entendimiento de las órdenes para retenerlas en su mente.

A medida que los alumnos empiezan a hablar, se mandan instrucciones entre ellos y al profesor.

¿Cómo son los sentimientos y las emociones?


Una de las primeras razones por las que se creó el TPR es la de reducir el estrés que suelen sentir los estudiantes cuando aprenden una lengua extranjera. Una de las formas para conseguir esto es permitir a los alumnos que hablen cuando ellos consideren que están preparados. Forzarlos a hablar antes sólo puede crear ansiedad. Además, cuando los alumnos comienzan a hablar, el profesor no puede esperar que su expresión sea perfecta.

Otra forma para aliviar el estrés es la de hacer del aprendizaje una situación divertida, entretenida. El uso de órdenes graciosas y parodias son unos ejemplos.

Finalmente, es importante que no haya mucho modelado (que no haya mucha copia), pero que los alumnos tampoco se precipiten. El sentimiento del éxito y la baja ansiedad facilita el aprendizaje.

¿Cómo se ve la lengua? ¿Y la cultura?


Como en la adquisición de la lengua materna, la expresión y la comprensión oral son las piezas clave. La cultura se corresponde con el modo de vida de los nativos de esa lengua meta.

¿Qué áreas se enfatizan? ¿Y las destrezas?


El vocabulario y la gramática son las áreas en las que se centran más. Éstas están unidas al uso del imperativo (las órdenes e instrucciones). Los imperativos se realizan por medio de una sola palabra y por medio de varias de forma separada (por ejemplo, en vez de decir «Ve a la mesa a la pata coja y coge el lápiz», se dice: «Vete a la mesa. Salta a la pata coja. Coge el lápiz»). La razón por la que se usa el imperativo es porque es una de las formas más empleadas por los niños pequeños cuando aprenden su lengua materna.

Entender la palabra hablada debe ir antes que su producción. La lengua hablada se enfatiza sobre la escrita. Los alumnos no len órdenes que han aprendido hasta que transcurren unas 10 horas desde la clase.

¿Cuál es el papel de la lengua materna?


La presentación del método se hace en la lengua materna. Tras la presentación, ya no se vuelve a usar la lengua de los alumnos (salvo raras ocasiones). El significado de algo se obtiene a través del movimiento corporal.

¿Cómo es la evaluación?


Los profesores saben, inmediatamente, si los alumnos entienden o no lo que se está viendo mediante la simple observación. Un examen puede ser uno en el que el docente da órdenes a cada alumno para que éste realice una serie de acciones. A medida que los alumnos van avanzando más en conocimiento, la realización de «comedias» que han aprendido con anterioridad puede ser objeto de examen.

¿Cómo responde el profesor a los errores?


Cuando el alumno empieza a hablar, se esperan errores (es inevitable). El profesor debe ser tolerante y sólo corregir los errores más graves. Incluso esos errores deben ser corregidos discretamente. Cuando los alumnos adquieren un mayor nivel, el profesor puede ajustar los errores más pequeños.


Ventajas del método:

- Es divertido, sobre todo para los peques.
- Ayuda a recordar.
- Es una buena actividad para aquellos alumnos que aprenden mejor mediante las acciones y la observación, y para aquellos que prefieren estar en movimiento.
- Se puede usar en clases de cualquier tamaño, con cualquier número de alumnos.
- Como en la Sugestopedia, se trabajan ambos hemisferios del cerebro.
- Es fácil de preparar y no se necesitan apenas materiales.
- Centrarse en escuchar permite a los estudiantes involucrarse en la adquisición de la lengua sin estar en un entorno que favorezca la ansiedad.


Desventajas:

- No está diseñado para el método comprensivo. Representa un conjunto de ideas más que un método completo.
- Cuando los alumnos van avanzando más, se va haciendo más difícil dar otras órdenes. Es más útil para los de primer y segundo año.
- Muy poco énfasis en la precisión.
- Los alumnos pueden sentir vergüenza.
- Puede llegar a ser muy repetitivo.


Técnicas de la Respuesta Física Total


Algunas de las actividades que se realizan en este método son las siguientes:

  • Usar órdenes para dirigir el comportamiento: estas actividad es la base del TPR. Las órdenes provocan una respuesta en el alumno; ésta hace que el entendimiento de la orden sea claro. Como Asher sugirió mantener el ritmo activamente, el profesor necesita diseñar, por adelantado, las órdenes que dará a los alumnos en la lección. Si el profesor intenta pensarlas en el momento, el ritmo de actuación disminuirá
Al principio, para hacer claro el significado, el profesor es quien empieza a realizar la acción de dicha orden. Después deja a los alumnos solos. Las acciones y actuaciones de los estudiantes permiten al profesor saber si lo entienden o no.
Es necesario cambiar el tipo de órdenes dadas para que los alumnos no lo memoricen.
Asher cree que es muy importante que los alumnos se sientan exitosos. Por ello, el profesor no debe presentar las nuevas órdenes de forma rápida, sino que presente, por ejemplo, tres de ellas a la vez (no más). Cuando los alumnos se sienten seguros porque han conseguido su propósito, el profesor irá introduciendo más órdenes. 
  • Cambio de roles: los alumnos dan órdenes al profesor y a sus compañeros para realizar acciones. Asher dice que los alumnos querrán hablar tras unas 10 o 12 horas de lección, aunque algunos puede que tarden más tiempo. Los estudiantes no deben ser animados a que hablen hasta que ellos mismos sean los que lo decidan.
  • Secuencia de acciones: a veces, no hay que dar una sola orden, sino varias. Por ejemplo, no tenemos que decir que «vayan a la ventana», sino que «vayan a la ventana, la cierren, se giren y que vuelvan a su sitio». Esto, claro, no se puede hacer el primer día de clase, hay que esperan a que adquieran un poco de vocabulario (que se aprende con acciones individuales: «cierra la ventana»).



Para terminar de hablar de este método, veamos los puntos fuertes y lo que podemos hacer:
  • Este método también incluye actividades como canciones. Una canción muy típica, y que todo el mundo que haya estudiado inglés (o enseñado) conoce es la de «If you are happy and you know it, clap your hands». El «clap your hands» es la orden que se da. Por ello, el uso de las canciones en clase es una buena forma de aprender vocabulario y estructuras sintácticas.
  • Lo que más me gusta del método es que tiene en cuenta al alumno, evitando que se sienta mal en clase o que sufra ansiedad por culpa del aprendizaje del idioma. El profesor no puede ser un salvaje y debe tratar bien al alumno (esto lo repito pero es que yo misma he sufrido por una profesora que, por el simple hecho de tener dificultad para seguir clase, te trata como si no sirvieras para nada).
  • El uso de órdenes y la realización de movimiento son formas de aprender muy buenas (para los primeros niveles). Por ejemplo, es útil para enseñar verbos de movimiento (eso hice enseñando inglés a críos de 2º de Primaria: a pesar de usar unos cuantos verbos, más de lo que solían aprender, consiguieron, en dos clases, aprenderse el vocabulario) o, por ejemplo, las estaciones del año (recuerdo que puse, en sitios distintos, las flashcards con los dibujos de las estaciones y ellos tenían que ir a donde se les dijera).
  • El uso de la lengua meta: este método dice que sólo usemos el español (en nuestro caso como profes de E/LE). Por un lado está bien cuando ya han adquirido cierto nivel, pero yo, al principio, recomiendo usar el idioma de nuestros alumnos, sobre todo para palabras que no se pueden realizar con movimientos o con flashcards, o para explicar gramática. A pesar de ello, el profesor, en el nivel A1, por ejemplo, puede hablar en español utilizando sólo aquello que ya se ha visto, introduciendo más vocabulario y otras estructuras poco a poco, de forma gradual.
¿Habéis utilizado este método con anterioridad? ¿Qué os parece?



Créditos:

Aunque este material está extraído de mis propios apuntes de Magisterio, éstos se basan, a su vez, en los siguientes libros:
  • Larsen-Freeman, D. (2000). Techniques and Principles in language Teaching(2nd edition). Oxford: Oxford University Press.
  • Omaggio Hadley, D. (2001). Teaching Language in Context (3rd edition). Australia: Heinle & Heinle.
  • Richards, J. & Rodgers, T. (2001). Approaches and Methods in Language Teaching. Cambridge: Cambridge Universtiy Press.
  • Manual compiled and edited by Dr. Linda Velasquez and the ESL Instructional Staff at Herod Elementary School.

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Aunque esté borrado el mensaje, te comento que el autor principal es Larsen-Freeman. Lo tienes en la bibliografía final. ¡¡Saludos!!

      Eliminar

Blog de ELE y de Lengua y Literatura en Educación Primaria, Secundaria y Bachiller, con materiales para profes y alumnos. Incluye recursos para Latín.

-Especialización en lengua española-