Cuentacuentos


En casi todos los métodos de enseñanza de idiomas, sobre todo en Educación Infantil y Primaria, los cuentos aparecen como una técnica de aprendizaje. Se les reconoce universalmente como una estrategia útil y muy eficaz.

A través del cuento podemos crear una situación natural, en la que los objetivos principales son el aprendizaje de significados y el aprendizaje a través del disfrute. ¿A qué niño no le gusta escuchar historias?

En el manual Didáctica del Inglés, de la editorial Pearson, nos muestran diez razones para usar los cuentos en el aula y que son:
  1. Los niños de todas las edades disfrutan con los cuentos, desde los más pequeños hasta los mayores. Con los cuentos conocidos, se sienten seguros y, aunque no entiendan todo, captan lo principal sin estrés y en un ambiente no amenazador. Los cuentos provocan una respuesta y proporcionan una fuente de motivación.
  2. Crean una sintonía. El cuento puede crear un vínculo entre la clase y el profesor, y también entre los alumnos.
  3. Son un vínculo para presentar el lenguaje nuevo de una forma natural.
  4. Se prestan para un extenso desarrollo posterior. Aquí entran en juego las «Inteligencias Múltiples», de las que hablaremos en el próximo método.
  5. Los cuentos pueden contener un mensaje. En el cuento de Caperucita Roja, los niños exploran qué podría pasar si se detienen para hablar con desconocidos. Con este punto podemos pensar también en emplear las conocidas Fábulas (por ejemplo, de Iriarte y de Samaniego, o incluso El Conde Lucanor, del infante don Juan Manuel).
  6. Los cuentos pueden ser multiculturales y también pueden incorporar otras áreas de estudio.
  7. Los cuentos se almacenan en la memoria a largo plazo, especialmente si son acompañados por estímulos multi-sensoriales (esto lo vamos a ver más abajo con un ejemplo).
  8. Los cuentos estimulan la lectura y fomentan el amor al libro.
  9. Los cuentos estimulan la imaginación, algo muy importante en el mundo de los niños. Mientras escuchan uno, los niños visualizan las escenas y los personajes.
  10. Como el enfoque principal es entender y captar el significado del cuento, estamos dando la oportunidad a todos los alumnos para progresar, aunque partan de distintos conocimientos. 
Entonces... ¿Qué necesitamos para contar un cuento en clase? Este manual también nos da unas claves:

Está claro que no todo el mundo tiene la misma facilidad y el mismo «arte» para contar un cuento sin necesidad de leerlo.

Para contar un cuento hay que ser comprometido y entusiasta, no podemos ser un muermo. Esto se aplica tanto para leer un cuento como para contarlo (aunque cuando lo leemos, también tenemos que actuar, no sólo leer). Nuestro entusiasmo se transmitirá a los niños. 

La voz, la pausa, el ritmo, el volumen y el tono son imprescindibles. El cuerpo, la expresión facial y los movimientos son básicos. Hay que ser sensible hacia el pequeño público (o grande), adaptar el ritmo y la sensación producida por el cuento según sus reacciones. El lenguaje corporal y los gestos aumentan la magia.

También tenemos que prestar atención al desarrollo del mismo. El esquema natural de todos los cuentos (o casi todos, siempre hay excepciones...), ya sean tradicionales o no, es el de introducción - nudo - desenlace. El siguiente esquema, extraído de storyboardthat, nos lo explica más claro:



Cuando terminemos de contar el cuento, podemos trabajar con él. Los cuentos nos dan la posibilidad de elegir, entre una gran variedad de actividades, la manera más adecuada para seguir practicando el tema deseado, dependiendo de las necesidades de nuestro grupo de alumnos.

Ahora veamos un ejemplo de cuentacuentos que me enseñaron en Magisterio y que utilicé durante mis prácticas en inglés. Una mini-historia (no un cuento tradicional) bastante curiosa de trabajar, donde los alumnos escuchan y ven la historia (multi-sensorial):

La historia de un barco


TEXTO:
Érase una vez un barco pirata en busca de un tesoro. Un día, acercándose a una isla [el barco se va acercando a una isla], un fuerte viento empezó a soplar y el barco chocó contra unas rocas [cortamos la parte frontal del barco], por lo que el capitán decidió dar media vuelta e intentar llegar hasta la orilla por el otro lado [giramos el barco, volviendo hacia atrás]. Tras esto, volvieron a chocar con otras rocas [rasgamos la parte trasera del barco]. «No os preocupéis, camaradas, daremos la vuelta al barco, poniéndolo boca abajo» [damos vuelta al barco]. Consiguieron navegar un poco más, hasta que una enorme ola provocó que volvieran a chocar contra más rocas, y el mástil se rompió [rompemos la parte de arriba del barco]. Bueno, los piratas no pudieron hacer mucho más, y el barco terminó hundiéndose. La tripulación consiguió salvarse, llegando a la isla. Buscaron y buscaron y no encontraron a su capitán. Se había hundido junto con su barco y lo único que pudieron hallar de él fue... su camiseta [mostramos la camiseta].

 Como vemos, en el texto hay unas indicaciones entre corchetes. ¿Para qué es? Para que nosotros representemos lo que ocurre al barco. Para ello, necesitamos «construir» nuestro propio barco de papel, que luego podemos hacer con nuestros alumnos:




¿Habéis contado algún cuento en clase? ¿Cuál? ¿Cómo resultó la actividad?

Si nunca habéis contado alguna historia, o cuento, en clase, os animo a hacerlo. ¡A los alumnos les encanta!


Fuente imagen: http://www.blogdecine.com/criticas/brave-indomable-pixar-recupera-la-magia


Créditos:

HEARN, Izabella; GARCÉS RODRÍGUEZ, Antonio (coord.). 2008. Didáctica del Inglés. Madrid: Pearson. ISBN: 978-84-205-3459-6

STORYBOARDTHAT. El esquema de la trama narrativa con storyboards de Storyboardthat. [sitio web] [Consulta: noviembre 2014]. Disponible en: http://www.storyboardthat.com/art%C3%ADculos/es/literatura/trama-narrativos-arcos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blog de ELE y de Lengua y Literatura en Educación Primaria, Secundaria y Bachiller, con materiales para profes y alumnos. Incluye recursos para Latín.

-Especialización en lengua española-