El Enfoque por Tareas

Enfoque por Tareas (Task-Based Approach)

Este enfoque, al igual que el Método Comunicativo, se centra en la comunicación, aunque hay diferencias entre ambos enfoques. El Enfoque por Tareas no comienza trabajando las funciones o cualquier contenido lingüístico, sino que da prioridad al proceso. En vez de «aprender a usar el idioma español», los alumnos «usan el español para aprenderlo» (Howatt 1984: 279 [aplicado a ESL]). Su objetivo es el de proporcionar a los alumnos un contexto natural para el uso del lenguaje.

Involucrando a los estudiantes en tareas, mejoramos el contexto que provoca la activación del proceso de aprendizaje, no con simples actividades centradas en la forma de  la lengua, y, por lo tanto, se dan más oportunidades para aprender la lengua.

El Enfoque por Tareas propone la tarea como el eje central de la planificación y de la enseñanza. Entendemos que la tarea es una actividad o meta que se lleva a cabo utilizando la lengua, como buscar la solución en un acertijo, leer un mapa y dar direcciones, llamar por teléfono, escribir una carta o leer una serie de instrucciones para montar un juguete.

Se parece al Método Comunicativo pero la principal diferencia es que el Enfoque por Tareas implica una actuación real (por ejemplo, montamos un juguete siguiendo las instrucciones), no simplemente trabajar una gramática de acuerdo a un contexto, a una función.


¿Cuáles son los objetivos de los profesores que usan el Enfoque por Tareas?


Los objetivos dependen de las necesidades específicas de los alumnos. Sin embargo, podríamos decir que el objetivo principal es el de comunicarnos con coherencia y eficazmente en las actividades más comunes de la lengua española en la que los alumnos están implicados.

¿Cuál es el papel del profesor? ¿Y el de los alumnos?


El profesor puede adoptar distintos papeles, o roles, en el aula:

  • Seleccionador y «secuenciador» de las tareas: en papel principal del profesor es el de seleccionar, adaptar y crear las tareas, dividiéndolas en secuencias para atender las necesidades de los alumnos, sus intereses y su nivel educativo.
  • Preparar a los alumnos para las tareas: es importante realizar algunas actividades de «pre-tarea». Actividades como la presentación del tema, explicación de las instrucciones, ayudar a los alumnos a aprender o recordar palabras y oraciones para facilitar la realización de la tarea, y proporcionar una ejemplificación del proceso de la tarea.
Por su parte, los alumnos tienen los siguientes papeles:

  • Participante en un grupo: muchas tareas se realizan en parejas o en pequeños grupos. 
  • Supervisor: en este enfoque, las tareas se usan para facilitar el aprendizaje. Las actividades tienen que estar diseñadas para que los alumnos puedan darse cuenta de cómo se usa la lengua en la comunicación. Los estudiantes mismos necesitan prestar atención al mensaje y, asimismo, a la forma en que este mensaje aparece.
  • Innovador: muchas tareas harán que los alumnos creen e interpreten los mensajes cuyo contenido lingüístico aún desconocen en parte. De hecho, ésta es una de las características de las tareas: intentar entender e intentar comunicar aunque aún no se sepa, por ejemplo, la gramática o el vocabulario.


¿Cuáles son las características del proceso de enseñanza-aprendizaje?


El Enfoque por tareas ofrece una alternativa para los profesores. En una lección con este enfoque, el profesor no predetermina lo que hay que estudiar, sino que la lección se basa en la realización de una tarea central y la lengua estudiada está determinada por lo que ocurre en esa tarea, hasta que el alumno la termina. Esta lección sigue seis pasos:

  1. Pre-tarea. El profesor presenta el tema y da a los alumnos instrucciones sobre cómo habrá que realizar la tarea. Ayudará a que los alumnos recuerden el vocabulario necesario para llevarla a cabo. También se puede mostrar un ejemplo para que vean cómo se suele realizar ese tipo de tareas (por ejemplo, si se va a cocinar, podríamos ver un poco de un programa de cocina); con esto, los alumnos pueden tomar notas y pensar cómo van a llevar a cabo la tarea.
  2. Tarea. Los alumnos completan la tarea en parejas o en grupos usando los recursos de la lengua de los que disponen y teniendo al profesor como ayuda.
  3. Planificación. Los estudiantes preparan un pequeño informe, escrito u oral, donde indican lo que han estado haciendo en su tarea. Luego practican, en grupo, lo que van a decir. Mientras tanto, el profesor está disponible para cualquier duda.
  4. Informe. Exponen el informe a toda la clase. El profesor, después, puede mostrar un vídeo de otro grupo que haya hecho la misma tarea y se comparan los resultados obtenidos (si es que ha grabado el vídeo, claro).
  5. Análisis. El docente resalta las partes relevantes de la tarea y del informe para analizar. Puede pedir a los alumnos que se fijen en ciertos aspectos de la misma.
  6. Práctica. Por último, el profesor selecciona ciertas áreas del español (en nuestro caso) para practicarlo en clase de acuerdo con las necesidades de cada alumno.

¿Cómo es la interacción alumno-profesor? ¿Y la interacción entre alumnos?


El enfoque se centra en el alumno. La interacción es mayor entre alumnos, pero también hay interacción con el profesor, sobre todo durante el proceso de la retroalimentación.

¿Cómo se ve la lengua?


Lo que más se trabaja es el significado del uso de la lengua. Por ello se trabajan por tareas.

¿Qué áreas se destacan? ¿Y las destrezas?


El vocabulario se usa para trabajar las frases, las estructuras oracionales, las rutinas, las colocaciones y no simplemente palabras con significantes y significados (no se trata de estudiar listas de palabras).

Hablar e intentar comunicarnos con los demás a través de la elngua hablada es lo más importante aquí.

¿Cuál es el papel de la lengua materna?


La lengua materna no se debe usar.

¿Cómo es la evaluación?


El logro, la terminación de la tarea seleccionada es la forma de evaluar.

¿Cómo responde el profesor a los errores?


El docente no da una corrección en público, directa (enfocada a un solo alumno), sino que, para eso, está la fase de la práctica.


Ventajas del método:

- Presta atención a las necesidades de cada alumno.
- Se crea un contexto natural.
- Los alumnos están expuestos a oraciones completas, naturales, estructuras que se usan en el día a día.
- Se está mucho tiempo hablando, comunicando.
- Puede resultar divertido.


Debilidades del método:

- Puede ser difícil para aquellos alumnos con no hayan interiorizado una base gramatical.
- No es útil en niveles básicos.

Como siempre, terminemos con una «reflexión»...

Este enfoque es muy interesante y lo recomiendo usar, por lo menos, una vez a la semana (o cada dos semanas) con los talleres.

Como ya dijimos en la entrada sobre la organización de los talleres, lo idóneo para poner en práctica lo que sabemos es mediante el uso de esta técnica. No tenemos que trabajar siempre con talleres, sino poner en práctica lo visto durante una o dos semanas en un día de talleres (o a lo largo de los sucesivos talleres).

Lo que yo hago no es el Enfoque por Tareas «puro», sino, por ejemplo, lo siguiente: estamos estudiando el cuerpo humano, pues realizamos un taller de los sentidos, donde los alumnos experimentaran con los sentidos:

  • En un rincón tenemos el olfato, donde pondremos diferentes aromas en frascos. Los alumnos investigarán sobre qué tipo de aroma se percibe (nos dirían, en español, qué les parece que es [«huele a... fresa»]).
  • En otro rincón tenemos el tacto: vendando los ojos a cada crío, tocarán un objeto. El profesor preguntará cosas como «¿Cómo es?», a lo que el alumno responderá: «Es cuadrado, áspero...».
  • Un tercer rincón o espacio es el de la vista, donde tendremos imágenes (cuadros, por ejemplo) que hay que describir.
  • El gusto: como en el tacto, los alumnos, probando un cachito de comida, tendrán que describir el sabor, lo que creen que es, si les gusta o no...
  • Oído: podemos poner sonidos de los que hay que hablar.
Después, cuando terminemos, ya con un sentido, ya con todos, podemos pasar a realizar un informe (individual, en parejas, en grupos o, incluso, todos juntos), explicando lo que se ha hecho, exponiéndolo, como última actividad, a toda la clase.

Otra tarea muy típica del Enfoque por Tareas es el taller de cocina: no sólo aprendemos vocabulario, sino la cultura de un lugar si el plato es típico de tal sitio.


¿A vosotros os gusta este enfoque? ¿Lo habéis trabajado con anterioridad?



Créditos:

Aunque este material está extraído de mis propios apuntes de Magisterio, éstos se basan, a su vez, en los siguientes libros:
  • Larsen-Freeman, D. (2000). Techniques and Principles in language Teaching (2nd edition). Oxford: Oxford University Press.
  • Omaggio Hadley, D. (2001). Teaching Language in Context (3rd edition). Australia: Heinle & Heinle.
  • Richards, J. & Rodgers, T. (2001). Approaches and Methods in Language Teaching. Cambridge: Cambridge Universtiy Press.
  • Manual compiled and edited by Dr. Linda Velasquez and the ESL Instructional Staff at Herod Elementary School.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blog de ELE y de Lengua y Literatura en Educación Primaria, Secundaria y Bachiller, con materiales para profes y alumnos. Incluye recursos para Latín.

-Especialización en lengua española-